Páginas

sábado, 27 de mayo de 2017

Cuándo.

Pasa el tiempo.
Ausencia de sonido.
De repente, unas notas, un piano... sol, la, sol, mi...
Empieza a sonar, cada vez más rápido, cada vez más notas, cada vez más sonido.
Melodía, armonía.
Silencio otra vez.
...
Entra aire por la ventana.
Lo siento en mi piel.
Vuelven a sonar, más rápido.
Me impulsa, y empiezo a escribir.


Escribir, escribir, y escribir.
Escribir palabras,
escribir notas,
escribir sentimientos,
miedos,
ecos,
necesidades,
alegrías...



miércoles, 24 de mayo de 2017

"El mundo pertenece a quien se atreve" (Charles Chaplin)

¡Vive!

Ya perdoné errores casi imperdonables.
Trate de sustituir personas insustituibles,
de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné con algunas personas,
cuando nunca pensé decepcionarme,
mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger.
Ya me reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado,
pero también fui rechazado.
Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de tanta felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos,
pero también "me rompí el corazón" muchas veces.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.
Ya me enamoré por una sonrisa.
Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y…

...tuve miedo de perder a alguien especial
y terminé perdiéndolo
¡pero sobreviví!

¡y todavía vivo!
No paso por la vida
y tú tampoco deberías sólo pasar… ¡Vive!

Bueno es ir a la lucha con determinación
abrazar la vida y vivir con pasión.
Perder con clase y vencer con osadía,
porque el mundo pertenece a quien se atreve
y la vida es mucho más para ser insignificante.

sábado, 13 de mayo de 2017

Esquema de vida



 TORMENTA 
--
 CALMA 
 -- 
 REFLEXIÓN 
 -- 
 DECISIÓN 
 -- 
SEGUIR CAMINO


Hace un tiempo, me dijeron que en tiempos de tormenta, no tome decisiones.  
La verdad, es que es un buen consejo, ya que cuando estamos en medio de momentos difíciles, revueltos e inestables, nuestras decisiones no son objetivas, no están razonadas ni miden las consecuencias.  
Debemos de esperar, y eso es muy difícil.  A mí, me está costando mucho no "cortar por lo sano" e intentar seguir mi camino, pero estoy intentando darme tiempo, esperar a que pasen los nervios, la angustia, a que se calme todo y a que me calme yo, que es casi lo más importante.  
Después, reflexionaré y desde la tranquilidad (la máxima a la que consiga llegar) discerniré un poco más sobre mi vida.  
Nadie dijo que vivir fuera fácil...  

lunes, 8 de mayo de 2017

GRACIAS,
muchas GRACIAS,
siempre GRACIAS,
a todos GRACIAS,
por todo GRACIAS.



(Pero tú no la esperes, nadie te va a dar las gracias...)

viernes, 28 de abril de 2017

Has tenido un día muy interesante.
Has traspasado tus propias barreras.
Has roto alguna de tus ataduras, has dado un paso hacia adelante.
Este día, te has superado a ti misma.

Pensaste que era un buen día. 
De esos para recordar.
De esos en que te sientes satisfecha por haberte logrado a ti misma.
De esos que dejan huella.

Te vas a tu casa, al terminar la jornada, contenta.
Hoy has hecho algo.
Hoy el día ha tenido sentido, verdaderamente.

Pero no... no iba a ser tan bonito.
La vida, no te iba a permitir disfrutar de un hermoso día.
No.
La vida te trae, entonces, un dolor.
Uno de esos dolores punzantes, de esos que te voltean las tripas y te retuercen el alma.
Alguien se va a ir.
Te va a dejar.
Te va a dejar, un poquito más sola.

¿Lo quieres? Pues sufrirás.
Pero por un lado, ya estás acostumbrada. ¿o no?
 Y sabes que saldrás adelante.
Lo más seguro, que lo hagas sola, como es habitual.
Porque cuando más necesitas de alguien, menos está a tu lado.

Sola, pero fuerte.
Fuerte, pero sola.

Sufre, pero intenta no meterte en el pozo.
Intenta vivir con su recuerdo, con el feliz.
Intenta seguir queriéndole con ese amor que traspasa el tiempo y el espacio.
Intenta que se grabe a fuego en tu piel y en tu mente.
Recuérdale cada día.
Es parte de ti.
Es parte de tu existir.

¿Ves? Ya no estás sola.
Estás con él.  Con él para siempre, aunque se vaya... no se va del todo.

Ya no estás sola.
El día no ha sido tan malo.  

jueves, 27 de abril de 2017

A veces, una charla a tiempo es la cura que necesitas para el alma.
Hay que abrirse a las explicaciones, creer que la persona que tienes delante te habla con sinceridad, pensar que todo se puede cambiar, que todo puede tener una segunda oportunidad.   
Cuando hay un malentendido, tiendo a meterme en mi pozo de malos pensamientos, de dudas, de cabreo.  Empiezo a pensar en todo lo que me oculta la otra persona, lo que habla de mí, lo que piensa, lo que cree, lo que... lo que... lo que... y no me centro, me hundo más, me lapido a mí misma.  En parte todo nace de mi baja autoestima y, también, de mi orgullo.  Ese orgullo que se queda muy digno esperando a que vengan a darme explicaciones, a no ser yo la que dé el primer paso.  
Y llega el momento, en que resulta que la otra persona es mucho mejor que yo y quiere hablar. ¡Sorpresa!  Mi actitud es dura, distante, defensiva.  No me puede hacer daño.
Hablamos.  Se va.  Tema aclarado.
De primeras, yo sigo con mi orgullo intacto.  Soy digna.  Soy fuerte.  
Pasan los minutos, y me voy dirigiendo de nuevo al pozo... pero esta vez porque no me he fiado, porque no he sido buena, porque he sido cruel, porque no he hecho las cosas bien.  
Y al final, todo queda en un punto y seguido... seguido porque continuamos camino.  Subiendo y bajando al pozo de la amargura, engañándome a mí misma cuanto sea posible.  Pero con un poquito de tranquilidad, porque después de una hora disfruto un poco de abrirme a una segunda oportunidad.  
A veces, sólo hay que hablar.  
Y otras, sólo escuchar. 

lunes, 17 de abril de 2017

Ya no me conozco.
Ya no me reconozco.
Ya no.
Ya no me veo.
Ya no me oigo.
Ya no.
Ya no me escucho.
Ya no me siento.
Ya no.

Huyo. Corro.
Me aterra.
Me acecha.
Me hunde.
Me duele.
Me despelleja.
Me agobia.
Me asquea.
Me hunde.
Respiro. No.

Me rompe.
Me evade.
Me arrastra.
Me confunde.
Me secuestra.
Sola.

Ya no me conozco.
Ya no me reconozco.