Páginas

sábado, 16 de mayo de 2015




El respeto, la lealtad y la confidencialidad van de la mano con la verdadera amistad. 

Puede ser que no estemos de acuerdo con alguna actitud o proceder del amigo, pero debemos respetar su vida privada y su manera de ser. 

Un verdadero amigo, con los principios y valores bien definidos, jamás será desleal y no cometerá la penosa actitud de la indiscreción y el cotilleo.

<3El respeto, la lealtad y la confidencialidad van de la mano con una verdadera amistad. Puede ser que no estemos de acuerdo con alguna actitud o preceder del amigo, pero debemos respetar su vida privada y su manera de ser. Un verdadero amigo, con los principios y valores bien definidos, jamás será desleal y no cometerá la penosa actitud de la indiscreción y el chisme, eso sólo lo hace el pobre de espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario